Uncategorized

En camino a la ley propuesta por la SBS

El sistema cooperativo en el Perú adolece de muchas cosas, adolece de una buena supervisión, adolece de una ley que se ajuste a las necesidades actuales, pero sobre todo, adolece de unidad entre todos los cooperativistas, la unidad que es el eje principal del principio cooperativo está resquebrajado, están rotos sus lazos y al parecer no hay liderazgo capaz de afrontar su pronta recuperación.

Y es que en el Perú se está retrocediendo a pasos agigantados en cuanto a desarrollo cooperativo se refiere, debido a los gobiernos de turno que le han dado la espalda y ahora principalmente, a la equiparación que se trata de imponer con respecto al sistema financiero de la banca tradicional.

¿Quién entiende mejor que nadie el sistema cooperativo? Pues los cooperativistas, los que han visto a lo largo de los años el trabajo arduo de sus cooperativas, preocupadas por llevar a sus socios a un nivel de calidad de vida que los lleve por la senda del desarrollo y la generación de riqueza. Aquellos que en épocas difíciles, tenían a su cooperativa como la única presente para extenderles la mano y apoyarlos en sus pequeños emprendimientos. No estaba allí el estado, pero estaban ellos mismos, en una sola fuerza, a una sola voz.

Pero ahora el sistema cooperativo está siendo llevado por los vientos de la modernidad hacia el engranaje de un sistema parametrado en regulaciones impersonales, que les quitan identidad. Una institución blanda, estructurada a base de personas unidas con un objetivo común se ve trastocada en sus cimientos, para competir como iguales ante instituciones que regulan entidades sin alma, donde el único objetivo es monetario y en donde las personas y sus intereses primarios son sustituidos por los intereses de la misma institución, con la regla de ganar y ganar, no hay más.

El Ing. Luis Baba Nakao, en el marco de una exposición organizado por Ciderural  realizada en el mes de julio indicó que este tema es muy delicado para las cooperativas pues la gran inversión que deben hacer no solo en cuanto a lo financiero sino también en capital humano sumamente especializado, es considerable, y tendrán que  adecuarse a este régimen. El Ing. Baba Nakao explicó con detalle en su exposición, cuanta inversión deberían realizar las cooperativas de ahorro y crédito, para adecuarse al sistema financiero bancario. De promulgarse esta Ley de SBS, las Coopac deberán pasar por un proceso sumamente costoso pero también deben de preocuparse por los siguientes puntos:

  1. Invertir agresivamente en tecnología y capital humano;
  2. Reforzar las áreas de Riesgos, Contabilidad y Auditoría;
  3. Contratar la asesoría necesaria para lograr una buena calificación de riesgo.
  4. Prepararse para una supervisión mucho más exigente.

Al parecer esto se dará si o si, ¿Qué nos espera? Nadie sabe con exactitud, pero todos lo sospechamos. Lo más probable es que muchas cooperativas pequeñas o incipientes, que no podrán afrontar estos altísimos costos, lamentablemente desaparecerán o caso contrario se juntaran para afrontar esta nueva norma se viene en camino.

Sandro Alfaro Alvarez

Director Revista Perú Cooperativo

Previous post

Crecen los ahorros en soles por confianza en fortaleza de la moneda local

Next post

Hay que invertir en tecnología y capital humano